¡Descubre el Secreto del Pan Perfecto: Fermentación lenta en Frío Positivo!

¡Hola PANARRA y amante de lo delicioso! Aquí estoy con un nuevo artículo que espero lo disfrutes tanto como yo. ¿Estás listo para embarcarte en una nueva aventura culinaria? Hoy voy a hablar de una técnica de panadería que multiplicará por mil la calidad de tus panes: la fermentación lenta en frío positivo ¿Qué es esto, te preguntarás? Bueno, prepárate para descubrirlo mientras te guiamos a través de una receta de pan fácil pero absolutamente delicioso.

La Magia de la Fermentación en lenta en Frío Positivo

Primero, hablemos un poco sobre qué es exactamente la fermentación en frío positivo. A diferencia de la fermentación tradicional que se realiza a temperatura ambiente, la fermentación en frío positivo implica dejar que la masa repose en el refrigerador durante un período prolongado de tiempo. ¿El resultado? Un pan con un sabor más complejo, una miga más tierna y una corteza crujiente que te hará querer más con cada bocado.

La fermentación en frío del pan tiene un impacto significativo a nivel micro biológico:

  1. Actividad de levaduras: Durante la fermentación en frío, las levaduras presentes en la masa de pan aún están activas, aunque a un ritmo más lento debido a las temperaturas más bajas. Las levaduras son microorganismos unicelulares responsables de la fermentación alcohólica, que convierte los azúcares en alcohol y dióxido de carbono. A temperaturas más frías, la actividad metabólica de las levaduras disminuye, lo que resulta en una fermentación más lenta pero prolongada.
  2. Actividad bacteriana: Junto con las levaduras, también pueden estar presentes bacterias en la masa de pan. Algunas de estas bacterias pueden contribuir al sabor, la textura y la conservación del pan. Durante la fermentación en frío, la actividad bacteriana también es más lenta pero aún presente, lo que influye en la calidad final del pan.
  3. Desarrollo de sabores: A nivel microbiano, la fermentación en frío permite una actividad metabólica más prolongada de levaduras y bacterias, lo que conduce a la producción de una mayor variedad y cantidad de compuestos aromáticos y sabores en la masa de pan. Este proceso gradual de fermentación puede resultar en un pan con un sabor más complejo y matizado.
  4. Control de patógenos: Aunque la fermentación en frío no elimina completamente la presencia de microorganismos no deseados, como patógenos, las bajas temperaturas pueden ralentizar su crecimiento.

En resumen, la fermentación en frío del pan afecta la actividad microbiana al ralentizar el metabolismo de levaduras y bacterias, lo que conduce a una fermentación más lenta pero prolongada que puede influir en el sabor, la textura y la calidad general del pan.

La Receta: Pan Fácil con Levadura y Fermentación en Frío Positivo

¡Vamos a meternos en la acción! Aquí tienes una receta sencilla para hacer un delicioso pan con levadura utilizando la fermentación en frío positivo:

INGREDIENTES

CANTIDAD DE MASA840Peso piezaNº de piezas:
Total de harina4908001
Ingredientes%PesoPasos principales. 
Harina media fuerza100,00%4901. Amasar
Agua68,00%3332. Primer fermentación (reposo) de 30 minutos
Sal1,90%9,33. Formado en cesto
Levadura fresca1%54. Fermentación en frio positivo 6 – 7 grados durante 10- 12 horas. 
5. Hornear
6. Greñado

el paso a paso: instrucciones fáciles.

  1. Mezcla todo los ingredientes y amasa hasta conseguir una superficie lisa y uniforme. Puedes usar la amasadora, amasar manualmente o incluso no amasar y jugar con los pliegues/reposos.
  2. Primera fermentación: Coloca la masa en un tazón ligeramente engrasado con aceite de oliva, cubre con un paño húmedo y deja reposar a temperatura ambiente durante 30 minutos aproximadamente para que se relaje la masa después del amasado y puedas darle forma.
  3. Segunda fermentación en frío positivo: Una vez que la masa haya fermentado, la vamos a bolear y le dar forma. Después la colocaremos en el refrigerador sobre un bol al que le habremos puesto un trapo encima y la dejaremos reposar durante 8-12 horas, o incluso durante la noche. Esta fermentación lenta en frío es clave para desarrollar ese sabor increíble en tu pan.
  4. Hornea: Después de la segunda fermentación en frío, saca la masa del refrigerador y déjala reposar a temperatura ambiente durante unos 30 minutos. Mientras tanto, precalienta tu horno a 220°C. Coloca tu masa sobre la bandeja y haz algunos cortes en la parte superior. Recuerda colocar vapor los primeros 10 minutos de cocción. Hornea durante unos 40-45 minutos, o hasta que el pan esté dorado y suene hueco al golpearlo en la parte inferior.
  5. Disfruta: ¡Deja que el pan se enfríe un poco antes de cortarlo y disfrutarlo con tu acompañamiento favorito!

Conclusión

¡Y ahí lo tienes, amigos panaderos! Con esta receta de pan fácil y la técnica de fermentación en frío positivo, estarás en camino de hacer panes caseros que impresionarán a todos tus amigos y familiares. ¡Así que ponte el delantal y comienza a hornear! ¡Que el aroma de pan recién horneado llene tu hogar y tu corazón con alegría y satisfacción!

¡Feliz panificación! 🍞✨

4.7/5 - (6 votos)

Deja un comentario

×